Propiedad Industrial en Panamá

¿Qué es el Derecho de Propiedad Industrial?

PROPIEDAD INDUSTRIAL EN PANAMÁ

La Propiedad Industrial, por su parte, está dirigida a la Protección de las Invenciones, los Diseños o Modelos de Utilidad y los Modelos y Dibujos Industriales cuya protección estará amparada por una Patente. También está dirigida a las Marcas (es decir, el Nombre utilizado en sus Productos o Sservicios), Denominaciones de Origen o las Indicaciones de Procedencia, las Señales de Propaganda, los Nombres Comerciales (Nombre de la Empresa o Establecimiento), el Know How o Savoir Faire (Secretos Industriales), cuya protección estará amparado bajo el Registro, de acuerdo a la Ley 35 de 10 de mayo de 1996.

En cuanto a las Invenciones, en materia de Propiedad Industrial, éstas deben ser nuevas y deben cumplir con las formalidades de Registro y Publicidad, sin lo cual no se otorgan los Derechos Exclusivos, contrario a lo que sucede con el Derecho de Autor.

¿Qué Derechos se derivan de la Propiedad Industrial?

La Propiedad Industrial otorga a su titular un Monopolio de Uso o Explotación. Es decir, la Propiedad sobre una Invención o sobre una Marca permite a su titular gozar de dichos derechos por el tiempo que la ley establece, con exclusión de los competidores.

Costo de Proteger los Activos Intelectuales

¿Es costoso proteger los activos individuales?
No si consideramos la relación del valor del activo frente a las pérdidas que podemos sufrir por la competencia desleal. La inversión por el Registro de una Marca o de una obra, por ejemplo, puede estar entre B/. 500.00 y B/. 600.00, incluyendo gastos y honorarios de abogados.

El Registro de las Invenciones y otras modalidades tienen costos de inversión ligeramente más elevados, pero siempre son infinitamente inferiores a las pérdidas que se puede sufrir por la piratería o la copia.

¿Vale la pena Proteger los Derechos sobre las Creaciones, Marcas, Invenciones?

PROPIEDAD INDUSTRIAL EN PANAMÁ

La evolución tecnológica ha hecho necesaria la Propiedad Intelectual para proteger el Activo Intelectual de todo individuo, negocio o empresa. Por ello, en los últimos años, hemos presenciado una gran lucha por la defensa de estos derechos, reconociéndose que en la medida que se protejan, en esa misma medida las empresas podrán desarrollar nuevos productos, al sentirse protegidas.

Tomemos el ejemplo de las Marcas. Estas, en general, son signos o palabras o un conjunto de ambas, que permiten Distinguir en el Mercado un producto de otro. Las empresas no solamente invierten en el desarrollo de sus productos, sino en el fortalecimiento, difusión y Protección de sus Marcas.

Estas marcas permiten al público pensar no solamente sobre la calidad y precio del producto, sino que le permite sentir al consumidor, por razón de su sola presencia, cierto placer o nivel de satisfacción que otras marcas y productos no le ofrecen. De esta forma las marcas forman parte de un proceso de generación de deseos nuevos y constantes en el público consumidor.

Desde otro punto de vista, las marcas permiten a las empresas desarrollar políticas dirigidas a la Protección del Consumidor como parte accesoria de los productos ya sea en forma directa, a través de los servicios después de venta, o bien a través de las garantías. Todo ello como respaldo al Producto y a la Marca, lo que ofrece al consumidor cierto nivel de confianza adicional.

En nuestro país es lamentable algunas veces escuchar que algunos desestimen la capacidad creadora o inventiva que tenemos. Al contrario, en Panamá no escasea la actividad inventiva o creadora. El problema radica en el poco interés que nuestros artesanos, productores o prestadores de servicios muestran en buscar la protección adecuada en el marco de la Propiedad Intelectual, permitiendo muchas veces la piratería de sus creaciones.